PEREGRINOS DE LA COMUNIÓN

ASÍ HEMOS CONCEBIDO EL TRÍPTICO

PEREGRINOS DE LA COMUNIÓN”

Lo tienes en esta página en dos archivos .pdf. Uno en formato tríptico. Un segundo, se lo pedimos a la imprenta, y nos lo ha servido separado “por palas” – es el término que usan los profesionales – de modo que es posible ver, analizar con más detalle una u otra parte del mismo.

Hemos resaltado un elemento del Santuario de la Virgen del Camino, lugar pensado para el encuentro. Tres campanas en el esbelto, ágil, atrevido campanario. Son los tres tiempos del carisma dominicano: LaudareBenedicerePraedicare. En lenguaje de sobriedad, Fray Coello de Portugal – Fray Curro, Arquitecto – hace hablar a la torre campanario.

La “campana” de la “pala” primera es toque de atención al objetivo más importante de la iniciativa: Evangelizadores. El Encuentro es en este año, Jubileo de la Divina Misericordia. Lo viviremos como marco eclesial, sin nuevas citas, porque no es su tema.

La esbeltez de la torre y el sonido de la campana en los tres pliegues de la página central, están reforzadas con el recurso al gráfico de las ondas sonoras. Nos sirven para pedir atención a las tres partes del mensaje que, en titulares, arriba, y en detalle, después, resumen el por qué y el cómo de la propuesta. Es el mensaje clave de todo el encuentro; por eso pedimos atención, hacemos sonar el “gong” para una Iglesia-en-salida. La torre vuelve a ser recurso en la parte del tríptico que describe un poco la oferta en la comunión.

Apenas abrimos el tríptico – aunque en las palas ocupa la página sexta – aparece una invitación a llevar todo a la oración, que podemos hacer sobre las palabras de Jesús, o también sobre las más recientes de los Papas. Es coherencia con la seguridad de estar en un terreno en el que la iniciativa es del Espíritu. Él va a guiar a su Iglesia por los nuevos caminos. Pongámonos en oración.

Ahí nos parecía que encajaba la bendita coincidencia de nuestro Encuentro con el gozoso JUBILEO – 800, de la Orden Dominicana, esa profética iniciativa del Fraile Osomense y Burgalés, DOMINGO DE GUZMÁN, que supo resumir toda la enjundia de la evangelización en la feliz síntesis del “Contemplata aliis tradere”: dar a los demás lo vivido en la contemplación, que es también bella síntesis de la teología de la evangelización en la primera carta de San Juan. (Cfr 1Jn 1, 1-4). Una buena ocasión para unirnos a los Dominicos en esta efemérides gloriosa, que eso es lo que hacemos, no usurpar un “logo” muy bien realizado, sino decir a los cuatro vientos que el gozo no es sólo de ellos, es también nuestro, de la Iglesia toda, porque la oferta de este encuentro es regreso, una vez más, a los orígenes, ya que en ese Santuario de la Virgen del Camino comenzó una de las iniciativas evangelizadoras que hemos promovido, siempre buscando el diálogo entre Santuario – que al hablar de piedad popular, habla también de fugacidad, de algo transitorio – y por eso necesita la parroquia, que subraya la vertiente de continuidad, de formación, de comunidad de fe, de sacramentos y de servicio, que es de todo punto indispensable. Diálogo que está muy en mantillas.

Quienes intentamos ser “Peregrinos de la comunión”, de esa andadura de Dios, que es regalo bautismal, y que hoy tenemos la suerte y el reto de saber reeditarla, hecha vida como se merece, nos preguntamos: ¿Hay algún lugar más apropiado para este objetivo que éste de la Virgen del Camino… de Santiago, el evangelizador de nuestra fe, el que han recorrido, y siguen andando tantos peregrinos de la fe?

Si nos ayudas con tus preguntas, con tus observaciones, con las sugerencias que creas oportuno, ¡Gracias!

De todos modos, ¡¡Gracias, por haber llegado hasta aquí!!

José Valdavida L.

Rector del Santuario

Animador de la Comunidad de Comunidades que se reúne en torno a la Virgen de la Vega

Nuestra página Web: www.ecpe.es

Mi e. mail: yotambien00@ecpe.es

 

 

Porque lo estáis preguntando

 

La idea, mejor, el proyecto muy querido, que te presento, es el mismo, en dos archivos adjuntos en pdf.

El primero, lo ofrece en visión de conjunto, que eso es lo que facilita el formato tríptico: Un escaparate portátil de una idea.

El segundo – los expertos en tipografía lo llaman “Palas” – invita al estudio y al diálogo. Ofrece el proyecto troceado, para que cada afirmación pueda ser estudiada, dialogada.

Es buscar un estilo de trabajo posible y necesario, en el que miremos a la realidad, y que lo hagamos desde lo que el Papa San Juan Pablo II llamó “espiritualidad de la comunión”.

No sólo no tengo nada contra iniciativas de claro signo doctrinal. Más. Las pido como algo previo para lo que buscamos. Y no daré un paso que pueda hacer dudar de la doctrina conciliar y del Magisterio con que contamos, como gracia para este momento. Quienes me conocéis me habéis oído parafrasear al poeta, diciendo: Caminante: ¡Sí, hay camino!

Hay camino por el que juntos podemos andar a ritmo de esa espiritualidad de la comunión. Demos un voto de confianza a esa visión de profeta, que fue la del Papa de la Nueva Evangelización en NMI.

La apuesta cuenta con la fe, que es esperanza segura, de la asistencia del Espíritu a su Iglesia.

Echa mano, y quiere ensayar desde Novo Millennio ineunte.

Busca hacer posible juntos el intercambio de regalos de gracia en mesas de diálogo y de oración; poner sobre el tapete caminos iniciados, tanteos, dificultades, fracasos, todo en un marco de reflexión seria, de celebración de la fe muy cuidada, de fiesta y alegría compartida.

Propone valernos del Encuentro editado en cristiano, que es algo muy distinto al “evento”.

La dinámica propia del encuentro, vivido desde la comunión, es muy apropiada para inaugurar espacios orientados a re-hacer las comunidades, que las conviertan en agentes de la evangelización nueva.

El Encuentro cristiano comienza en un “antes”, compartido por los que acudan al encuentro enviados por su comunidad sacramental.

El Encuentro cuida el “durante”, de modo que sea una gozosa realidad vivir “en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan, y en las oraciones” (Hch 2, 42) desde experiencias y realizaciones diferentes.

El Encuentro cristiano admite su limitación en el tiempo, por eso, mira y prepara el “después” que se ha de vivir en la propia comunidad de origen a la que van a ser enviados de nuevo todos los grupos que acudan enviados por esas comunidades.

Todo eso, que es meta, no es objetivo para este verano.

Esta edición ofrece sólo un espacio y un tiempo breve para analizar las afirmaciones del tríptico, miradas siempre desde la programación, que necesitamos hacer, y de la que ya habla NMI 29.

Gracias por haber respondido diciendo que haces tuyo el lema: “Nunca preguntes si es fácil. Basta con saber que es necesario”. La idea no es mía. Fue mi padre, en un bable a medias, quien me lo enseñó.

Este verano es un comienzo.

Quien no pueda asistir puede preguntar, puede aportar, puede discrepar. Seguro, que todo nos va a ser útil.

Todos… ¡podemos rezar! Porque lo que buscamos es cosa de Dios. En ello está empeñada su Iglesia.

Gracias.

Valdavida.

 

En nuestra página www.encomnionparaevangelizar.com tienes más detalles

Mi e. mail para lo que quieras: yotambien00@ecpe.es

 

 

CUANDO LEAS ALGUNA DE LAS PALAS DEL TRÍPTICO

Haznos el favor de mirar si queda claro este mensaje que es común:

  • Estamos pensando promover encuentros que nos ayuden a encontrar cómo crear ámbitos de comunión que pongan en primer plano que esta nueva iniciativa busca con total claridad personas que apuestan por el DIÁLOGO, como traducción inmediata, y como condición previa para la “espiritualidad de la comunión”.
    • “En el principio existía el Logos”
    • Y, cuando el Logos se hace carne, brota la Iglesia hecha diá-logo.
    • Por si fuera poco, él nos hace “sus testigos”.
      • No existen testigos si se niegan a hablar.
    • Que el diálogo que buscamos, supone que recurriremos en todo, siempre que haga falta, a la doctrina de la Iglesia sobre este don de la vida en comunión trinitaria, recibido en el Bautismo y alimentado día a día con la Eucaristía.
    • Que buscamos acertar a poner en marcha una iniciativa nueva, crear una herramienta capaz de poner en marcha aquellos ámbitos de comunión que juntos veamos necesarios, para poder exponer e intercambiar…
      • → qué hacemos cada uno en nuestros ambientes concretos…
      • por qué hemos puesto en marcha una iniciativa común…
      • → cómo pensamos realizar la nueva vida en comunión…
      • → cuáles son las dificultades que encontramos…
      • → etc.
    • Partimos de este axioma que puede aparecer contradictorio:
      • SOMOS COMUNIÓN ← → COMUNIDAD
      • EL RETO CREAR PARA HOY
        • LA COMUNIDAD ← →QUE NACE DE LA TRINIDAD

 

Una pequeña observación tecnológica.

  • Encuentros dos archivos .pdf, que podrás leer y analizar en pantalla.
  • El primero de los archivos, si lo imprimes, sale en formato tríptico.
  • Las PALAS, que es el otro archivo, te permiten ver y analizar cada una de las partes del tríptico por separado. Las dos más importantes son la primera y la sexta, que pertenecen las dos al reverso del folio, si se imprime. Al plegarse, en el formato de tríptico impreso, son portada y contraportada.
  • El mensaje clave del proyecto está en la página central.

 

triptico evangelizacion-2 copia